Lombrices intestinales en bebés

Las lombrices intestinales en bebés es algo muy frecuente y que en muchos casos tiende a repetir. Generalmente, es causado por problemas de hábitos.

Los parásitos intestinales han ido disminuyendo su frecuencia en la comunidad, mejorando la higiene dentro y fuera de nuestros hogares, adquiriendo hábitos personales de limpieza.

Una gran variedad de gusanos están poblando nuestro entorno. Las lombrices se encuentran en la tierra, pero no todas son capaces de adaptarse a nuestros organismos. Como los niños juegan frecuentemente con la tierra, son más propensos a contraer enfermedades e infecciones relacionadas con las larvas.

Las lombrices (áscaris y oxiuros) y las tenias (poco frecuentes pero muy agresivas), son dos tipos fundamentales de gusanos que tienen la capacidad de adaptarse en los intestinos de los bebés.

sintomas lombrices intestinales en bebes

Síntomas de lombrices intestinales en bebés. 

Aunque en algunos casos suele ser asintomático, se pueden presentar muchos síntomas en un infante o un bebé infectado:

  • Dolores de barriga o abdominales.
  • Comezón en la zona anal (especialmente en horas de la noche).
  • Rechinar de dientes.
  • Mareos, vómitos y fiebre.
  • Irritación en la zona vaginal (para el caso de las niñas).
  • Malnutrición (en caso de que la cantidad de lombrices sea alta. Siendo más frecuente las tenias que las lombrices, debido a que la presencia de éstas irritan las paredes intestinales haciendo que no funcionen correctamente, alterando la absorción de muchos alimentos).

[amazon box=»B07566MLXF» template=»list»]

Una manera de saber si un bebé tiene estos parásitos, es viéndolos en la caca o excremento. Y aunque son de distintos tamaños, lo más habitual es que midan alrededor de 1 centímetro de longitud y menos de 2 milímetros de grosor. En otros casos, pueden a llegar a ser más grandes. En horas del descanso nocturno, si el bebé despierta por picores en la zona anal, es cuando es más fácil visualizarlos, debido a que las lombrices hembras salen a depositar los huevos.

Tipos de lombrices intestinales en bebés.

Las más frecuentes en los infantes son los Protozoos y Helmintos. Se pueden clasificar de la siguiente manera:

  1. Protozoos: Giardia lamblia, Amebiasis, Criptosporidiasis y Entamoeba histolytica.
  2. Helmintos: Nematodos (gusanos cilíndricos), Enterobius vermicularis, Trichuris trichiura, Ascaris lumbricoides, Ancylostoma duodenales y Necator americanus. También están los Helmintos llamados Strongyloides stercolaris, Cestodes (gusanos planos), Hymenolepis nana, Taenia saginata y los Tremátodos.
lombrices intestinales en bebes tratamiento

Tratamiento para las lombrices intestinales en bebés.

Principalmente, lo más recomendado sería llevar a los bebés con un médico pediatra, quienes son los especializados en la materia. El cual recetará el tratamiento indicado para combatir las lombrices intestinales.

Según sea la infección causada por el parásito, hoy en día existen muchos tratamientos eficaces. Pero existe un problema, la medicación mata las lombrices, pero el bebé esta propenso a infectarse nuevamente.

Los medicamentos más utilizados para eliminar los gusanos son el Albendazol y el Mebendazol. Pueden ser adquiridos en la farmacia en pastillas de una sola ingesta. En el caso de los adultos y niños mayores de 2 años, se pueden conseguir jarabes.

[amazon box=»B077ZJXCY1″ template=»list»]

Si el niño tiene malos hábitos de higiene, las lombrices volverán a infectar al huésped y seguirán presentes dentro del organismo. Cada vez que busquemos, volveremos a encontrarlas, aunque exista un tratamiento efectivo. Por lo tanto, cambiando los hábitos del niño y de toda la familia, evitaremos la propagación de las infecciones causadas por los gusanos intestinales.

Recomendaciones de higiene:

  • Lavarse las manos regularmente y antes de cada comida.
  • No meterse las manos y dedos en la boca con frecuencia.
  • Evitar que el bebé se chupe los dedos.
  • No morderse las uñas.
  • Lavarse bien con agua y jabón las zonas genitales después de realizar alguna necesidad en el baño.

El no jugar con la tierra es algo difícil para un niño, al igual, evitar meterse los dedos en la boca. Tenerlos sin lombrices es casi imposible. Lo que hay que tomar en cuenta, es que estas infecciones no alteren el crecimiento del bebé y su salud.

Siguiendo estos métodos de higiene, conseguimos que la población de lombrices no sean capaces de generar un daño más grave, como desnutrición o dolores intensos.

Si los síntomas o las molestias son muy evidentes, se recomienda a los padres y a la familia en general, mejorar los hábitos higiénicos, sobre todo el lavado de manos antes de las comidas. De no ser así, hay que repetir la búsqueda de lombrices en las heces y desparasitar cada 6 meses aproximadamente. Se debe controlar y hacer seguimiento al tratamiento para confirmar la eliminación de los agentes dañinos en el aparato digestivo.

Remedios naturales para las lombrices intestinales en bebés.

Hay una gran gama de remedios naturales que pueden ser consumidos por los bebés y los niños. Conoce los más comunes:

  • Semillas de calabaza.
  • Cebollas moradas.
  • Ajo (preferiblemente crudo).
  • Cúrcuma.
  • Infusión mix (raíz de genciana, manzanilla amarga y tomillo)
  • Tanaceto (Hierba lombriguera)
  • Semillas de limón.
  • Macerado de papaya.
  • Clavos de olor.

Las plantas y especias naturales, sin duda alguna, representan una gran ayuda para combatir agentes dañinos en nuestro organismo, y en su mayoría, no ocasionan efectos secundarios en los bebés, niños y adultos. Cabe destacar, que igualmente debemos recurrir a los médicos especialistas, quienes están certificados para recetarnos el tratamiento indicado, según sea el caso de parásito o infección localizado en el huésped.

[amazon box=»B071VCXRFQ» template=»list»]

Evita que el pequeño se contagie de estos parásitos siguiendo las siguientes indicaciones:

  • Se debe hervir el agua cuando no esté seguro de su procedencia y de su potabilidad.
  • Se debe llevar una dieta balanceada y saludable.
  • Los alimentos deben lavarse correctamente antes de ser preparados y consumidos.
  • Mantener una buena higiene personal.

Inculcarle a sus hijos sobre los buenos hábitos de limpieza, significa proveerlos e incitarlos a llevar una vida sana,  fuera del alcance de enfermedades dañinas en todo nuestro organismo. 

Las lombrices intestinales son parásitos bastante incómodos para los seres humanos. Siendo los más vulnerables los bebés, quienes dentro de su inocencia, debemos defenderlos de toda enfermedad que desee mermar su crecimiento y desarrollo.